El sufrimiento

Existe una creencia muy generalizada que hasta que no la desmontes te va a impedir vivir en plenitud. Erróneamente, mucha gente cree que quien no sufre es porque no le importa lo que pasa, es una mala persona o es una persona insensible. Eso los lleva a buscar el sufrimiento continuamente como una forma de sentirse buena persona y sensibilizada con los demás. 

Creen que sufrir es empatizar con el otro, creen que sufrir es amar.

Sin embargo, el sufrimiento no añade nada útil a nuestra vida ni a la vida de los demás, al contrario, sufrir daña a nuestra vida y a la de los demás. Sufrir no quiere decir que ames más y mejor.

En el amor no se trata de sufrir sino de buscar lo mejor en cada situación. ¿Qué pasaría si en lugar de sufrir pudiéramos dar amor, confianza y seguridad a nuestros hijos, padres, pareja, amigos, mundo…? ¿Qué pasaría si pudieras dejar de sufrir?

Para sentirte feliz es imprescindible dejar caer esta creencia tan destructiva para poder avanzar y crecer emocionalmente. Para dejar caer esta creencia simplemente hay obsérvala cuando aparezca.

Pregúntate por quién y para quién sufres. ¿qué pasaría si no sufrieras? ¿Qué piensas de las personas que no sufren por sus hijos? ¿son malas madres? ¿Qué piensas de las personas que no sufren por la gente que ama? ¿eso no es amor? ¿Qué piensas de las personas que no sufren por el mudo? ¿son unos insensible?

Nos han enseñado que sufrir es amar, si no sufres es porque no te importa, a nuestros padres también se lo enseñaron “¿con todo lo que sufro por ti y así me lo pagas?” “no llegues tarde que sabes que me haces sufrir” "no llores que me haces sufrir" "sufro porqué no come" "sufro porque está enferma" "sufro porque mis padres no me hacen caso" y así me paso la vida sufriendo por todo y cada vez más Observa esas frases y añade las tuyas, escríbelas en un papel y obsérvalas, simplemente observa, no te juzgues, no las rechaces, simplemente observa.

A mi me importa el mundo, me importa la gente, me importa cómo está la gente que quiero, pero ya no sufro por ello y eso hace que algunas personas me vean como una insensible pasota sin corazón. El sufrimiento está demasiado asociado al amor “Quien bien te quiere te hará sufrir” “los hijos te hacen sufrir toda la vida” “sufrir es inevitable, el que no sufre es porque no tiene sentamientos” Observa estas creencias ¿crees en alguna de ellas?

Sufrir no te hace más valiosa, lo que te hace valiosa es compartir tu alegría y tu felicidad con los demás. Si utilizas el sufrimiento para relacionarte con los demás se convertirá en chantaje emocional ¿quieres eso para ti y para la gente que quieres?

Para cambiar una creencia el primer paso es descubrir tus creencias en tus pensamientos más inconscientes y para ello, simplemente tienes que observar tu sufrimiento  para luego decidir si sigues igual o lo cambias.

Pero cambiar una creencia no es tan fácil, para cambiar algo que creemos necesitamos saber más, necesitamos una motivación, un motivo que nos empuje a la acción.

¿Qué tal si supiera que sufrir por un ser querido que está enfermo lo pone más enfermo? ¿qué tal si supieras que en lugar de sufrir si pudieras ver a ese enfermo sano le ayudarías a recuperar su salud? 

Está científicamente demostrado que nuestras expectativas afectan a los demás. Así como nos vemos a nosotros mismos o a los demás así serán. Puedes leer el efecto Pigmalión para entender un poco más esta ley. Si te veo enfermo y sufro por ello estoy dando fuerza a tu enfermedad, si te veo sano estoy dando fuerza tu recuperación. 

Vamos a por los hijos, sufro porque llega tarde a casa, ese sufrimiento me llave a pensar que algo malo puede pasarle. Aquí el efecto Pigmalión también opera, además, somo creadores, si yo creo que algo malo puede pasarle a mi hijo, estoy creando una realidad que aún no existe y en ocasiones lo que yo creo pasa.

Sufro por mis padres que son mayores, los veo débiles, vulnerables e incluso como niños desprotegidos ¿Qué estoy creando?

Sufro por mi pareja porque llega tarde a casa ¿me estará engañando? ¿habrá tenido un accidente? ¿Que estoy creando?

Confiar en el potencial de mis hijos, padres, pareja, amigos, verlos como héroes, si creo en ellos en lugar de sufrir ¿Qué estaré creando?

Reflexiona sobre tus creencias e investiga sobre tus expectativas y el efecto Pigmalión, toda la información que deseas está en internet y es gratuita. Cuestiónate tu vida, tus creencias y tu sufrimiento y luego decide si sigues igual o cambias algo.

Comparte si conoces sufridoras o a alguien que le pueda interesar esta nota. Todos nos merecemos ser más felices y saber cómo lograrlo aprendiendo a vivir pasito a pasito

Entrenadora Emocional - rosabiobcn@gmail.com 
- Consulta en Barcelona y OnLine -