Transformando el cerebro.

Para gozar de estados de mayor bienestar y salud es necesario transformar el cerebro.

¿CÓMO?

  • Aprendiendo a usar la química de nuestro cerebro.
  • Con pensamientos que nos conecten con nuestro cuerpo y proporcionan calma a nuestra mente.
  • Realizando prácticas diarias de ejercicios que nos enseñen a vivir el presente.
  • Con una alimentación sana, fresca y equilibrada.

Tenemos toda la química necesaria en nuestro organismo para elegir cómo nos queremos sentir, si sientes estrés, cansancio o desánimo tu cerebro creará muchas hormonas que te ayudarán a sentirte así. Si sientes ilusión, motivación, agradecimiento, tu cerebro creará muchas hormonas que te ayudarás a sentirte así, te darán más fuerza y activación. Así de simple

Aunque nos parezca muy complicado, para hacerlo sencillo y lograrlo solo necesitamos creer en lo que hacemos, necesitamos ilusionarnos y motivarnos para que nuestro cuerpo salga de la pereza, para que nuestro cerebro se ponga "contento" y libere las hormonas necesarias para lograrlo.

Casi siempre esperamos a que las cosas de fuera cambien para hacer lo que realmente queremos hacer, pero es al revés, tenemos que cambiar nosotros por dentro para poder hacer lo que queremos hacer ahí fuera.

TENEMOS UNA BRÚJULA INTERIOR. 

Si prestamos atención a nuestros pensamientos conectando con nuestro cuerpo, nos daremos cuenta de cuáles son los pensamientos que nos generan paz y cuáles los que nos generan malestar. Desde ahí podemos descubrir que es lo que realemte queremos. Nuestras emociones són nuestra brújula interior, sólo necesitamos prestar atención para aprender a utilizarla.

NUESTROS PENSAMIENTOS CREAN EMOCIONES

Seguro que lo has experimentado muchas veces, ¿en algún momento de tu vida has notado que con solo el hecho de pensar algo "negativo" de inmediato tu cuerpo ha empezado a tener reacciones de malestar, palpitaciones, sudor, angustia?  Tu cuerpo te está diciendo que ese no es el camino, pero tal vez tu no le haces caso o hay mucho ruido en tu mente y no lo oyes.

Si prestas atención a tus emociones, la mayoría de las veces, verás que tú las has creado con un pensamiento. Tus pensamientos suelen ser automáticos, si empiezas a prestarles atención los podrás modificar y con ello empezar a modificar la reacciones de tu cerebro y tomar el control de tu vida porque si vas en automático tenderás a los pensamientos repetitivos y negativos, tu cerebro quiere protegerte de todo mal, el no distingue entre un pensamiento real o uno imaginario, si piensas en algo negativo, si estas preocupado por lo que pueda pasar, el resultado será una emoción negativa con su correspondiente liberación hormonal que te dará una fuerza extra para que te pongas a salvo y te alejes del peligro.

LA ATENCIÓN PLENA

La persona desarrolla áreas prefrontales del neocórtex que están vinculadas con áreas de emociones positivas, como la gratitud, la compasión o la paciencia. Se han hecho estudios con monjes meditadores y se han encontrado niveles altos de activación neuronal en esas áreas prefrontales, mientras que la activación era mucho menor en áreas asociadas con los estados depresivos o de desmotivación.

Esto nos lleva a concluir que la meditación o la práctica de la atención plena modifica nuestro cerebro. Es algo que hoy ya todos sabemos, pero, aun así, tenemos muchas resistencias a la hora de practicarlo.

Nos resulta muy complicado relajarnos y sielnciar la mente porque llevamos toda una vida funcionando en automático y parloteando todo el tiempo y sin darnos cuenta de qeu  nuestros pensamientos siempre son los mismos, la gran mayoría inconscientes, repetitivos y normalmente negativos, es por eso que debemos prestarles atención y modificarlos conscientemente.

Si quieres que tu vida cambie, debes saber que estás a un pensamiento de cambiarla. Te animo a que lo pruebes, tu cerebro y tu vida te lo agradecerán.

No olvides que la alimentación también es muy importante para hacer cambios en tu cerebro. Una alimentación fresca, sana, equilibrada y poco elaborada ayudarána la química de tu cerebro.

Para finalizar esta nota, te dejo algunas cosas que se pueden  hacer para que el cerebro se ponga contento y genere muchas “hormonas de la felicidad”: endorfinas, dopamina, serotonina, entre otras.

  • Reír:  Hay técnicas que te pueden ayudar.
  • Cantar, bailar, escuchar música.
  • Tomar el sol.
  • Manualidades, cocina creativa: al cerebro le encanta crear.
  • Hacer ejercicio.
  • Pasear.
  • Meditación, yoga, Tai-Chí, etc.
  • Relacionarte con otras personas y divertirte.

Sé que cuando estamos desanimados no nos apetece hacer nada de todo esto, pero también sé que si nos esforzamos un poco, en unos minutos podremos vernos animados. Presta atención a tu vida ¿alguna vez te ha dado pereza ir al gimnasio, escuchar música, salir de casa o ir con los amigos a pasear? ¿alguna vez te has obligado a hacer algo divertido sin tener ganas? ¿Cómo te has sentido luego?

Rosa Pavón Batlle
Consulta en Mataró, Barcelona y OnLine
info@rosabio.com