La alimentación ayuda a cambiar estados de ánimo.

El mayor descubrimiento de nuestra generación es que podemos alterar nuestras vidas alterando nuestra actitud mental. La alimentación tiene un papel muy importante para que esta alteración mental suceda.

Las vitaminas y minerales son de vital importancia para conseguir tener el buen humor que necesitamos si queremos empezar a cambiar algo en nuestra vida.

Las vitaminas son consideradas nutrientes esenciales,  esto significa que nuestro organismo las necesita y deben ser incorporadas a través de los alimentos, muchas de ellas son hidrosolubles, esto implica que se eliminan a través de la orina, por lo que se han de reponer diariamente con una dieta equilibrada. 

A continuación tienes una lista de las que nos van a ayudar a tener un buen estado de ánimo para llegar a ser más optimista. Con buenas dosis de optimismo y gratitud obtendrás la energía necesaria para empezar a dirigirte hacia tus objetivos. Pero para ello, es muy importante que  sepas cuáles son tus objetivos o tus sueños y los sueñes, porque cuando sueñas estas profundamente ilusionado y esto hace que tu fisiología y  tu cerebro cambien y  operen de forma muy  distinta, ahí es donde surge tu verdadera inteligencia y tu grandeza, desde ahí puedes encontrar la forma de alcanzar esos sueños, además, mientras los sueñas, estarán creado una pasión, una ilusión y un entusiasmo que te llevará a efectuar ese cambio que quieres realizar en tu vida. 

Quizás te parezca un paso muy pequeñito pues solo es un 0’1 % de tu cambio, pero si haces  cálculos veras que mejorando sólo un 0’1 %  cada día, en tres años lograrás cambiar tu vida al 100%. Los cambio radicales, no se consigue de repente, es algo que se logra con el tiempo, después de haber tomado una decisión firme que haga que te comprometas de verdad para así poder superar todos los obstáculos que se presenten. Ya está más que demostrado por la neurociencia, que cuando te comprometes de verdad, el cerebro opera de forma muy diferente ya que no le queda más opción que buscar soluciones a esos múltiples obstáculos que se van presentando.  En esos momentos es cuando aparece tu verdadera grandeza.

Ahora vamos a ver  que vitaminas y minerales nos ayudarán a vivir con más alegría para así lograr nuestros objetivos.

LA VITAMINA C

Es conocida como la vitamina del buen humor, también es esencial para asimilar el hierro. Es imprescindible para el buen funcionamiento del cerebro. Posee propiedades antioxidantes y es necesaria para la síntesis de la hormona noradrenalina, esta hormona es la encargada de regular los niveles de estrés en el organismo.

Los alimentos con mayores niveles de vitamina C son: cítricos en general, kiwi, piña, verduras frescas, col de hoja verde, pimientos, perejil, brécol.

LA VITAMINA E

Conocida como antioxidante natural. Ayudan al organismo a recuperarse del estrés tanto físico como emocional.

Se halla en el aceite de germen de trigo, cereales integrales, huevos, espinacas, soja.

VITAMINA B1

Su carencia afecta directamente a la serotonina, el compuesto químico segregado por las neuronas, encargado de regular el sueño, la angustia, la ansiedad, el miedo y la agresividad entre otras cosas.

Esta vitamina abunda en el pan integral, los pistachos, la avena, las legumbres, las arvejas y las nueces.

VITAMINA B3

Se la vincula al padecimiento de altibajos emocionales, confusión mental y todo tipo de desequilibrios nerviosos.

Abunda en el pan integral, los frutos secos, las legumbres y la pasta.

LA VITAMINA B9 O ÁCIDO FÓLICO

Tiene una relación directa con los trastornos emocionales. Su deficiencia es causa de irritabilidad exagerada y alteraciones en el sueño.

Esta presente en las verduras de hoja, guisantes, garbanzos, cacahuete, almendras, arroz integral y naranjas.

LA VITAMINA B12

También llamada cobalamina, debido a que contiene cobalto, es una vitamina hidrosoluble esencial para el funcionamiento normal del cerebro, del sistema nervioso y para la formación de la sangre.

Puede ser encontrada en la mayoría de los alimentos de origen animal, incluidos peces, mariscos y carnes, especialmente el hígado de los vacunos.

Y ahora vamos con los minerales:

EL HIERRO

Su carencia está relacionada con trastornos emocionales y de relación social. Ocasiona síntomas de fatiga, desconcentración, cambios bruscos del comportamiento, irritabilidad, desinterés y trastornos en el sueño.

Las fuentes naturales del hierro son las almejas, la carne, el hígado, las verduras de hojas verdes (espinacas), los frutos secos (especialmente orejones), y la avena.

EL SELENIO

Es muy eficaz luchando contra los radicales libres. Los radicales libres son moléculas inestables (perdieron un electrón) y altamente reactivas. No todos los radicales libres son “malos”. Las células del sistema inmune crean radicales libres para matar bacterias y virus, pero si no hay un control ejercido por los antioxidantes, las células sanas pueden ser dañadas.

Alimentos ricos en Selenio son el apio, cebollas, brécol, atún, tomates,  pepinos, cebollas, ajos, hongos, cereales integrales. 

EL FÓSFORO

Es un mineral imprescindible para la trasmisión normal de los impulsos nerviosos.

Alimentos ricos en fósforo son carne, pescado, aves, huevos, lácteos, nueces, cereales.

EL MAGNESIO

Es fundamental para el buen funcionamiento del sistema nervioso y para que el cerebro obtenga energía a partir de los hidratos de carbono. Otra función que cumple es la de reducir en forma notoria la tensión física y emocional.

Alimentos ricos en magnesio son los plátanos, hortalizas, cereales, nueces, frijoles, verdura de hoja verde.

EL CALCIO

Nos aporta fuerza y energía ayudando a metabolizar el hierro para sentirnos más animados.

Alimentos ricos en calcio son en la leche y otros productos lácteos, en menor grado en las hortalizas de hojas oscuras y verde.

EL ZINC

Ayuda al cuerpo a hacer frente al estrés a la vez que aumenta la capacidad de concentración y de aprendizaje.

Alimentos ricos en Zinc son  las semillas de girasol, pipas y  sésamo, cacahuetes,  chocolate negro,  ostras, carne roja, hígado.

EL POTASIO

Regula el buen funcionamiento de los músculos y del sistema nervioso.

Este mineral se encuentra en las patatas, boniatos, plátanos y, en general, en todas las frutas.

Estas son algunas de las más importantes y recuerda: una alimentación equilibrada es un paso hacia tus objetivos.

Si te ha gustado este artículo, por favor, compártelo para que otras personas puedan leerlo y también sepan como lograr un cambio en su vida.

Mi trabajo consiste en acompañarte a descubrir tu grandeza.

Rosa Pavón Batlle
Consulta en Mataró, Barcelona y OnLine
info@rosabio.com