¿Quieres un año diferente? ¡Haz algo diferente!

Empieza un nuevo año, estamos llenos de energía, optimismo y buenos deseos para que el 2017 sea un año diferente. Tenemos ante nosotros una oportunidad excelente para mejorar nuestra vida, pero lamentablemente solo unos cuantos consiguen lograr lo que se proponen de forma efectiva y permanente.

¿Sabes cuál es la diferencia entre las personas que lo consiguen y las que no?

Las personas soñadoras se ilusionan mucho con lo que quieren lograr pero no hacen nada, se sientan a esperar mientras que las personas que cumplen lo que se proponen están ocupadas trabajando cada día para hacer realidad lo que han soñado, tienen un objetivo y cada día hacen algo para llegar a él.

Las personas soñadoras hacen una lista de propósitos cada año y a veces son tantos propositos que se bloquean y al final, después de algunos años repitiendo lo mismo y sin optener resultados, se decepcionan y terminan por tener un único deseo: que les toque la lotería, pero eso no es un propósito, es un deseo, un deseo sin acción.

Si eres de las personas que espera que algo cambie, te propongo que este año hagas algo distinto, deja de esperar y si tienes tu lista preparada, revísala, escoge un  propósito y comprométete con él.

¿Quieres hacer de este año un año diferente o quieres que todo siga igual?

Si te dedicas a hacer una pequeña acción cada día para lograr tu propósito, te aseguro que, a final de año, habrás llegado a tu meta con éxito, lo único que tienes que hacer es comprometerte, ser constante y tratar de hacer tu pequeña acción todos los días.

Lo importante de las pequeñas acciones, es que deben ser fáciles de lograr y específicas, si quieres adelgazar, no hagas una dieta estricta; comprométete cada día a comer la mitad de todo lo que comes habitualmente. Si quieres hacer ejercicio, no te apuntes al ginnasio a machacarte dos veces por semana; comprométete a correr 10 minutos cada día. Si quieres ahorrar dinero, no intentes guardar 100 euros cada més; comprométete a ahorrar 1 euro cada día. Si quieres estudiar un idioma, comprométete a aprender 2 palabra cada día y a final de año, como mínimo, habrás aprendido 730 palabras de un nuevo idioma  ¿Un buen comienzo verdad?

Pero para lograrlo, debes comprométete con tu deseo, porque desearlo y soñarlo no es suficiente, hay que diseñar un plan de acción concreto que te lleve a lograrlo.  

Antes de empezar, también es muy importante cambiar la mentalidad ya que las transformaciones mágicas no existen, son las pequeñas acciones las que nos llevan a lograr grandes resultados, y para hacer estas pequeñas acciones hay que dejar de sentir que es muy difícil o que no lo vas a lograr. Si otros años no has conseguido tus propositos, tal vez sea porque no has usado las estrategias adecuadas. A menudo, queremos que las cosas sucedan de un día para otro y si no lo logramos, automáticamente creamos una creencia en nuestro inconsciente que se puede contradecir con nuestro nuevo pensamiento, por mucho que este año quieras lograrlo y pienses que esta vez sí será posible, si sientes en tu interior que es difícil, lo será. Necesitamos creer que es posibles para que nuestro cerebro nos dé la fuerza, la motivación y las ideas necesarias para lograrlo.

Selecciona tu meta, cambia tu creencia, decide que acción diaria harás para alcanzarla y comprométete a hacerlo todos los días.

Si quieres un año distinto, haz algo distinto y deja de decir que mañana lo harás, porque si lo dejas para mañana, nunca lo harás ya que el mañana nunca llega, el mañana siembre es mañana.

Hoy es un buen día para empezar a diseñar tu plan de acción y decidir convertirte en esa persona que deseas ser, tu puedes lograrlo, solo tienes que tomar la decisión.

Rosa Pavón Batlle
Consulta en Mataró, Barcelona y OnLine
info@rosabio.com

También te puede interesar:

El poder de las creencias

 

El efecto Pigmalión

Las emociones, tu brújula emocional. 

¿Sabes cómo has nacido?

Sintoniza con lo que quieres.