Ejercicio físico y música para tu salud.

Dos tratamientos muy potentes para mejorar la salud del cerebro.

El cuerpo humano está diseñado para mantener una actividad física constante, que para el hombre de hoy puede considerarse elevada: correr, saltar, trepar. La fisiología humana ha sido desarrollada para cubrir estas necesidades físicas; Mientras que nuestros hábitos han cambiado en poco menos de 1 siglo, nuestra fisiología sigue siendo la misma. El cuerpo humano necesita la actividad física para mantener una serie de funciones básicas.

Una de ellas es la salud de nuestra neurona: con la actividad física, ayudamos a mantenerlas y a generar nuevas neuronas, esto mejorara el rendimiento general del cerebro, ayudando a la toma de decisiones, al pensamiento y al aprendizaje.

Previene el deterioro cognitivo: estimula la producción una proteína llamada factor neurotrófico  que es un rejuvenecedor notable en varios aspectos,  no sólo conserva en buen estado las células cerebrales existentes, sino que también activa las células madre del cerebro para convertirlas en nuevas neuronas, aumentando así el tamaño de su cerebro. También incrementa el volumen del hipocampo  que es una región del cerebro importante para la memoria. 

Libera endorfinas, sustancias químicas  capaces de crear sensación de relajación y felicidad,  aliviando la ansiedad y la depresión, bastará con una sesión de 30 minutos de 3 a 5 veces a la semana.

 

Por otro lado, la música se presenta como una de las mejores actividades de gimnasia cerebral o de entrenamiento neuropsicológico ya que contribuye a favorecer procesos superiores tales como atención, memoria, aprendizaje, percepción y a modificar determinados hábitos o conductas no deseadas.

La armonía, la melodía y el ritmo desencadenan en el cerebro los mismos sistemas de recompensa que se activan cuando se impulsan nuestros deseos por la comida y el sexo.

 ¿qué produce la música en nuestro cerebro?

Una vez subido el volumen y colocados los altavoces, la música que escuchamos provoca en el cerebro la secreción de dopamina, que es un neurotransmisor que reacciona de la misma manera cada vez que realizamos actividades que reconocemos como placenteras, como lo son  el uso de drogas, el sexo y la alimentación, entre otras.  

Un análisis en profundidad reveló que la dopamina que se libera lo hace en el momento culminante de la canción, en ese momento en el que nos estremecemos generan una euforia momentánea que ofrece los mayores niveles de secreción de dopamina. Segundos antes a escuchar esa parte de la canción que tanto nos gusta o después de haberla escuchado se producen dos secreciones extras de dopamina, propiciadas por la anticipación, las predicciones y la satisfacción.

Pero además de afectar nuestro cerebro a nivel químico, la música también tiene otras funciones no menos interesantes,  actúa como un amplificador de las emociones; produce una reducción en los niveles de la ansiedad; disminuye el dolor; incrementa el optimismo y nuestras habilidades comunicativas, de creatividad y de sensación de felicidad.

Adicionalmente se ha comprobado que quienes han tomado clases de música en su infancia luego rinden mejor en los exámenes.

Algunos autores se han planteado que los músicos ya nacen con una anatomía cerebral diferente y eso hace que sean aptos para la música pero se ha demostrado que estas diferencias cerebrales se deben a la práctica musical intensa, es decir, el entrenamiento musical es el que reorganiza el cerebro.

Varios estudios demuestran que hay cambios estructurales en el cerebro de niños después de 15 meses de entrenamiento musical.

 

Para mantener el cerebro activo, además de llevar una alimentación equilibrada y hacer ejercicio físico, hay que poner a trabajar el cerebro en tareas nuevas y diferentes como por ejemplo el aprendizaje musical que además de ser una tarea nueva y diferente resulta que es una tarea muy atractiva a través de la cual estimulamos las conexiones neuronales de nuestros niños mientras ellos se lo pasan bien, como si de un juego se tratase.

 

Esperamos que os hayan parecido interesante, realmente los efectos del ejercicio fisico y  la música sobre el cerebro son muchos y a menudo no están suficientemente bien reconocidos. 

 

Rosa Bio

Acompañante en BioNeuroEmoción.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:

El Transgeneracional: Como hacer tu árbol

El proyecto sentido:

La importancia de saber como hemos nacido.

El sistema músculo esquelético:

Epigenética:

Física Cuántica:

Y mucho más en   "Notas Flash"

+ info: